iaravegalinhares.com
las manos de Lucia
estaba ahí, sentada frente a nosotros, tomando nota de lo que le contábamos o comentábamos. Atenta. Me detuve en su cuaderno de cuero, su mano puesta sobre la flor del autocolante, en un gesto que …