iagogon.com
Voten al Mono
No me extenderé mucho, simplemente quiero contar una de esas historias que ejemplifican lo brillante que puede llegar a ser la gente más normal y corriente. El destino me ha llevado a beber un café…