hysteria.mx
Gotas doradas
Por Enrique Guerrero Entro al salón de clases, mis compañeros oscilan entre los veinte y veintiún años, somos treinta y dos alumnos, de los cuales veintiséis son mujeres; entre ellos, olvido que re…