historiademontilla.es
La destrucción de la Mercedes
– ¡Alférez! ¿Cuántas veces debo repetirle la orden? ¡Indique rápidamente a sus hombres que se coloquen en sus posiciones, dispuestos a batallar! – Mayor, ahora mismo acabo de comunicarl…