harlanmagazine.com
No son las corbatas
No son las corbatas. Tampoco los coches oficiales. Ni los sueldos. Nada de eso. La mayoría de los ciudadanos puede comprender que por motivos de decoro, seguridad y estabilidad económica, sus gober…