habanero2000.wordpress.com
Mi vieja, yo te presto mis piernas y mi memoria.
Panchita siempre fue una mujer muy activa. Cuando sus hijos eran pequeños, recorría toda La Habana buscando lo que ellos necesitaran. No le importaban distancias, ni horas de cola, si le decían que…