gv-asesores.net
¿Sabes las diferencias que existen entre los distintos tipos de contratos?
¿Pensando en contratar personal para tu empresa? ¡Perfecto!, esto nos dice que tu negocio está creciendo y no puedes solo con todo el trabajo, sin embargo, hay un detalle muy importante: debes conocer los tipos de contratos que existen simplemente porque sí. Nadie puede empezar a buscar trabajadores sin antes conocer los tipos de contrato que existen; ya que estaría perdido en el limbo y no conocería los beneficios que aportan cada una de estas modalidades. Aunque es muy interesante conocer todos los tipos de contratos que hay, si no logras entenderlo o quieres que te lo gestionen puedes recurrir a nuestro servicio de asesoría laboral. Diferencias entre los tipos de contratos que existen A partir de la última reforma laboral que se realizó en 2013, empezó una nueva etapa en el mundo de las contrataciones ya que ha mejorado mucho en términos de estabilidad y ocupabilidad para los trabajadores. Además, la lista de 42 modalidades de contratos se redujo a 4. Estos son: Temporales, Indefinidos, Contratos en prácticas y Formativos. ¿Qué tal si conocemos en qué se diferencian? Vamos allá. Contrato temporal Posiblemente ya sabes de qué va este tipo de contrato temporal. Pues sí, su objetivo es fijar una relación laboral por un periodo de tiempo limitado y puede responder a una jornada completa o parcial. La formalización se tiene que realizar por escrito. De hecho también podría hacerse verbalmente pero en situaciones donde el tiempo de prestación del servicio sea menor a cuatro semanas y la jornada sea completa, así lo establece el Ministerio de Empleo. Contrato indefinido Como bien su nombre lo establece, se trata de un contrato que no contempla un límite de tiempo en la prestación del servicio, por esto se le llama indefinido. De manera que es todo lo contrario a los contratos temporales, ya que no fijan un periodo de tiempo determinado. Por otro lado, el contrato será indefinido hasta que una de las dos partes decida romper el vínculo laboral. Esta modalidad puede celebrarse a jornada parcial, completa o para la prestación de servicios fijos discontinuos. En cuanto a su formalización se puede realizar verbalmente o por escrito. Contrato de trabajo en prácticas Un contrato de trabajo en prácticas pretende que el trabajador consiga el ejercicio profesional según su nivel de estudios. Por esta razón es importante que la persona contratada cuente con un título universitario, bien sea de formación profesional o una certificación profesional acreditada. Este tipo de contrato resulta favorable para el empresario, incluso aporta bonificaciones interesantes en materia de Seguridad Social. Contrato formativo El contrato de trabajo para la formación y el aprendizaje tiene como propósito beneficiar la cualificación profesional de los jóvenes en aras a que desempeñen una profesión. Esta modalidad se puede usar cuando el contratado cuente con los siguientes requisitos: Tiene que ser mayor a 25 años y menor de 30 años hasta que la tasa de paro se ubique por debajo del 15%. No debe contar con la cualificación para disponer de un contrato en prácticas. El periodo mínimo en este tipo de contrato es de 6 meses y la máxima de 3 años, además no pueden acogerse a tiempo parcial. Otro detalle muy importante es que el trabajador no podrá realizar horas extraordinarias, ni trabajar en horario nocturno o trabajar a turnos. En definitiva, conocer las diferentes modalidades de contrato laborales que existen te permitirá saber cuál le vendrá mejor a tu empresa. Si tienes dudas sobre algún tipo de contrato puedes contactar con nosotros. Artículos relacionados: Tipos de ampliación de capital para empresas RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS ENTRE SOCIOS DE SOCIEDADES MERCANTILES Cómo tratar el reparto de la herencia entre hermanos Requisitos necesarios para solicitar la incapacidad permanente
Webbing Barcelona