gustavoabecquer.home.blog
Rima XXXVII
Antes que tú me moriré escondido; en las entrañas ya el hierro llevo con que abrió tu mano la ancha herida mortal. Antes que tú me moriré, y mi espíritu, en su empeño tenaz, sentándose a las puerta…