gustavoabecquer.home.blog
Rima XCVI
Para encontrar tu rostro miraba al cielo que no es bien que tu imagen se halle en el suelo; si de allí vino, el buscaba su origen no es desvarío.