guillewriter.com
Microrrelato: Puntos suspensivos.
Yo le repetí la pregunta por última vez. Y ella se tragó la respuesta, como la principesca anaconda que devora elefantes.