goyovigil50.com
AVIGDOR ARIKHA (1929) / SI ATISBO LUCES EN LA CARNE ES SUFICIENTE
Hasta ahora, en mi trabajo, la contemplación había residido en un conciliábulo de formas que se engendraban a sí mismas. Pero llegó un momento en que la acción barruntaba la plasmación de cuerpos c…