gordosprofesionales.com
Nunca engañes a un pelmazo ateo
Me di cuenta de las enormes posibilidades de humor involuntario que existen cuando un pelmazo escéptico y nefasto se encuentra rodeado de un montón de gente con chingos de fe.