gordosprofesionales.com
Siempre hay alguien con peor suerte…
Fue ahí que decidí que era un gran momento para pedir la cuenta y salir corriendo (figurativamente, porque yo tengo pésima condición y no corro) Ella me dijo «Ah va, ¿ya vamos a tu casa entonces?»…