gonzalorodriguez.info
NO SURRENDER - LA FORJA Y LA ESPADA
“Demostraba que era posible clavar una bandera rebelde en el corazón del asfalto (…) y hacer que se mantuviera erguida… si lo hacías con la suficiente magia e integridad personal. Si eras lo bastante poderoso podías ser diferente, podías ser tú mismo. Los que trabajaban de nueve a cinco, los convencionales, los niños de papa…