gonzalezserna.wordpress.com
Tras los pasos de Lázaro de Tormes (II)
En la entrada anterior dejé al pobre Lázaro en manos del cruel ciego a las puertas de Salamanca. Había recibido su primera calabazada y su primera lección, había aprendido que nada podía esperar de…