gk.city
Nadie crece a golpes
Jesús tenía 6 años cuando lo mataron por no querer tomar la sopa. En noviembre de 2018, su padrastro lo golpeó con un cinturón y Jesús se cayó de la silla en la que estaba sentado. Los médicos que lo revisaron determinaron que murió por una hemorragia en uno de sus pulmones.