galopecuentos.com
Una mano confundida… Y todo comenzó, más o menos así…
Todo comenzó con una mano creyendo ciegamente (torpemente) ser quien no era. Por alguna razón, la mano derecha de papá en algún momento se empeñó en imitar los movimientos, la forma de ser y…