franciscodiazsj.com
Reconciliación
Reconciliación La sangre del justo y la del malvado pasan por tu mismo corazón. La espalda del que golpea y la que recibe el latigazo son parte de tu mismo cuerpo.