fingus.wordpress.com
Ayala
Entonces cogió su pluma y se volvió a sumergir en la realidad que se hallaba en la literatura. Sí, sabía que allí viviría siempre.