filosofiadelreconocimiento.com
Sin palabras
Vivo en Barcelona, hoy no tengo ganas de escribir, ni creo que pueda encontrar palabras, expresiones ni giros lingüísticos que lo hagan posible. El silencio es a veces lo más elocuente.