filboblog.com
Nuevas voces en la literatura colombiana: María Ospina
Por: Harold Muñoz Los dedos del pie abiertos, metidos en una guillotina de goma, rosada, para que el esmalte en las uñas se termine de secar. El cortacutículas que se lleva los excesos, lo que sobr…