fernandolizamamurphy.com
CONJURO A LAS LUCIÉRNAGAS
La primera vez le dijo que era el sacristán, la segunda fue el alcalde, luego, un policía, un albañil. Rosalía seguía el juego, sabiendo por la voz y el aliento que era Marcos, su vecino leñador, m…