feminopraxis.com
Para ellas
Una rosa marchita, Una cama hilada con sangre, Un corazón que no palpita, Un montón de ciegos voluntarios. Voces que se levantan que nunca volverán a callar, mentes abiertas y conscientes…