federicorudolph.wordpress.com
Excelso y trágico final para una obra de Teatro
El Profesor -que tendría unos sesenta años de edad, pelo cano y un suelto andar- bajó por las escaleras que daban a su bien equipado, pero poco moderno, laboratorio. Se acercó hasta la mesa ubicada…