federicorudolph.wordpress.com
Efrith
En mitad de la noche, el espantoso y alado ser, atravesó (como por arte de magia) la única ventana del cuarto —el que por cierto, se encontraba muy mal iluminado y en deplorable desorden—; en su in…