escritoriozero.com
A tu deriva
Descendía la calle sin rumbo, perdido, desesperado, buscando un bar de sueños donde desahogar a litros la amargura.