escribirficcion.wordpress.com
La entrega
-¡Hunde el acelerador! -dije con los nervios de punta. -¿No me dices que te duele la cabeza? -dijo Katya. – ¿Este tiesto no va más rápido? ¿Por qué diablos robaste esta cosa? – Es bonit…