erwangrey.com
El insoportable peso de la vida que se marcha.
Hoy no puedo evitar, como cada día, mirarte, acercarme a ti y susurrándote al oído pedirte; -No te vayas-. Hoy no puedo evitar, como cada día, mirarte, y hacia mis adentros, despedirme de ti…