erikarneson.wordpress.com
Solo un Momento
Solo un Momento por Erik Arneson Los dedos de Angelina lento bailaban en el dorso de mis manos y sus ojos se zambullían en la míos. “Sólo un momento,” dijo. “Vamos a ver si lo nuestro está destinad…