epistemologia.org
Meditaciones veraniegas (II)
El verano tiene momentos que parecen mágicos, momentos en que varios interlocutores parecen olvidarse del ánimo de poder y de lucro que todo lo impregna y se ponen a debatir, ayudados por la suspensión del tiempo que operan en nosotros las cálidas sobremesas arrulladas por el rumor de las olas. Son debates en los que todos hablan