entertothematrix.wordpress.com
Lo Sagrado y lo Profano
-Acaríciame.-le rogué- Como a un animal exótico y delicado. Y él, sin acabar de creérselo, no atinaba a ponerme un dedo encima, con sus manos temblorosas, sus dedos sudados. Solo después de guiar s…