enelcaminoconmaria.com
ELEVACIÓN A LA SANTÍSIMA TRINIDAD
¡Oh, Dios mío, Trinidad a quien adoro! Ayúdame a olvidarme enteramente de mí para establecerme en Ti, inmóvil y tranquila, como si mi alma estuviera ya en la eternidad. Que nada pueda turbar…