enelbalconyenelcamino.com
La duda no es nuestro peor enemigo.
Crecí en un contexto evangélico en el que dudar era un pecado gigantesco, el peor de todos. De hecho, había una canción que reflejaba dicho carácter: “Esa duda que invade mi ser / quisiera arrancar…