eltrotedelaculebra.com
EL TOCAOR JEREZANO, EN LA NOCHE DE DIFUNTOS
En el bar El Camioncito, una chica con la palabra “Sempiterno” tatuada en un brazo me emborracha, mientras el cuponero de la Once, vende una fortuna por unos euros. Detrás de mí, tres mujeres veter…