eltiempohabitado.blog
SIN HORA EXACTA
Y me esperaba el tiempo sentado en una silla eran las cinco y media de Lorca, en el café y no tenía nombre lo bello del instante tiempo tras tiempo viene a sentarse conmigo Todo se ha transformado…