elterracero.wordpress.com
Calor, Jazz y ganas de verte
Alejandro aflojó un pedo y el calor mientras el calor en el aula era insoportable. Aitana se refrescaba con su abanico cuando sintió la expulsión del aire. No paró de reírse hasta que el profesor n…