elsurcodigital.blog
A veces atacamos con ira a los demás, pero la realidad es que nos dañamos nosotros mismos.
Una serpiente entró en un taller de carpintería, y al arrastrarse, pasó por encima de una sierra y quedó ligeramente herida. De un momento a otro, regresó y con toda su furia, mordió la sierra; y, …