elreydelcosmos.com
Esa mirada...
8 de la noche. Entro en el gimnasio. Está a tope. No he podido venir hasta esta hora porque estoy trabajando mucho. Tras pesarme (ya estoy en mi peso ideal, ahora falta que mi cuerpo se ponga fuerte) me siento directamente en una de las máquinas para ejercitar pecho. Todos los hombres miran a algo q