elpoderdelasletras.com
Yo fui - Página de escritores - El poder de las letras
El cielo violáceo de las cien nubes al que subes cada atardecer a la hora del sagrado café, las golondrinas volando sédeas por las vidas, el humo del incensario que hoy trae volutas de leche convulsa de un nuevo Mediterráneo, y una canción de jazz como corolario… El mar entero, embravecido, echa espumarajos y abre sus tentáculos a aquellos malvenidos. La Luna está muerta, un relámpago que ilumina la tormenta, son las únicas arterias fosforescentes de la noche de tempestad violeta. Falta poco, quizá tres, dos minutos… Para que atraviese el foco mi Unimente, ¡ya lo noto! ¡Dios!… Mis pupilas verticales me permiten ver más allá… Oigo kilómetros de rocío mientras vuelo, salto y corro desde mi condición de felino. La tormenta eléctrica me ha dado fuerza, vigor y naturaleza. Respiro la lluvia, escudriñando todos los tonos que el firmamento arroja, ningún tocar mi piel desnuda me roba, y ni los espectros negros de las nubes me sofocan, es la libertad plena en plena natura, ¡tormenta eléctrica, que me inyectas poesía pura! Sé que pronto volveré al estado normal y mi alma quedará aterida y desnuda, sobre un charco embarrada, pero podré decir a la vuelta que yo fui una pantera violeta. Eduardo Ramírez Moyano Eduardo Ramirez Moyano Relacionado