elpoderdelasletras.com
Mi primer esbozo de testamento - Página de escritores
A mi muerte quiero que me abrace la tierra y que todos mis órganos donados vacíen de vida inconsciente mi cuerpo Quiero yacer en mi pueblo, donde el paisaje es sereno, porque me regaló toda la calma que había pasado una vida buscando No quiero que me acompañen plañideras, ni llantos ni que me lleven a esas habitaciones donde todos puedan presenciar la frialdad de mis inanimadas facciones Que quien decida acompañarme en ese último paseo lo haga porque el corazón se le encoja en el pecho Quiero que conmigo pongan un puñado de las cenizas de mi madre para no sentir nunca más la soledad en que me sumió su ausencia Podré al fin darle todo el amor que se me quedó enquistado al irse tan de repente. Quiero que no aparezcan todos aquellos que durante tantos años se llamaron familia, pero nunca lo fueron Procuraré dejar una lista con los nombres de aquellos que quiero se enteren porque alguna vez les sentí muy cerca. Quiero que el silencio me envuelva para que puedan surgir poemas inesperados, inspirados por aquellos a los que amé. Quiero que nunca más nadie discuta por mi culpa, por la de nadie. Ojalá mis hijas se abracen, lean por fin todo lo que escribí y sentí , para que mi amor resucite eternamente el amor entre ellas. A ellos, los que pasaron el poco tiempo que les sobraba conmigo, solo les deseo que encuentren algún día la paz que no se ganaron. Austero todo, sin dispendios, no cortéis ni una flor por mi óbito, todo sencillo, nada superfluo. Prometo dejar pagado mi entierro, para no molestar con deudas a los que quiero. Mi testamento son mis libros, mi música y poco más. Debiera hacer un registro por orden alfabético, y dejar todo adjudicado para evitar problemas luego. A aquellos que me regalaron su paz, mi paz les dejo, y que la tierra les reciba con los nutrientes necesarios para llegar a ese cielo que cada uno profesa. Dejad que yo mientras tanto, de pasto a las ovejas. Y si algo me gustaría es haber sembrado el terreno para que mis descendientes amen tanto la lectura, la música, la danza, el teatro, la pintura y el dibujo, el cine, la naturaleza, como yo los he amado. Sólo por eso sabré que serán estupendos seres humanos. @carlaestasola Imagen: El artista reconocido internacionalmente Movsha Jatskélevich Shagalov, que adoptó el seudónimo de Marc Chagall, nació en Vitebsk, Rusia, el 7 de julio de 1887 en el seno una familia judía. Música: Ciaikovskij: Sinfonia n° 6 («Patetica») , Adagio – Allegro non troppo. CarlaElla Carla Duque es el pseudónimo de una mujer que no creía en sí misma. Aprendió a integrar en su vida cotidiana todos los grandes adelantos de la tecnología desde hace tanto que no alcanza a recordar, lidiando con todo tipo de engendros con teclados. Sobrevivió al cambio de siglo adaptándose a su entorno, no sin esfuerzo. Fue acusada en juicio sumarísimo de huir de la realidad con este personaje, no sabían sus jueces que nada había más lejos de su realidad que la vida real. Yo Soy en la medida en que me dejo llevar por las teclas, procuro con toda la torpeza comprensible en una advenediza, enlazar sílabas, componer palabras que se asocien entre sí expresando todo aquello que mí día a día no me permite expresar. Desde niña me desahogué ante un folio y traté de asesinar mis recuerdos, más todo acababa siempre en una papelera, una hoguera, o en un cubo de basura, siempre hecho añicos. Llego al mundo bloguero y monto mi primer blog en el año 2008. Luego, mi inconstancia me llevó al olvido. Volvía en el 2011 con otro, y otro blog… Pero no fue hasta el 2013 cuando surgió “La Mala Rosa”, le siguió “Subversión Labial”. No fue hasta mi colaboración para “El Poder de las Letras” desde hace dos años al que debo mi recién estrenado metodismo. He conseguido a regañadientes sentarme con periodicidad a escribir para mi cita de los viernes con los lectores. Y hasta aquí puedo escribir, el futuro es incierto, sigo sin creer en mí misma, pero no cejo en el empeño de conseguirlo algún día.