elpoderdelasletras.com
¿Cuento contigo? - Página de escritores
¿Que va a ser? Que ya no queremos ver por mucho que miremos Y no es cuestión de graduación, ni de óptica. Hemos perdido conexiones neuronales y nerviosas y nos perdemos ante el reflejo invertido de lo que vemos. Hace mucho que el ser humano se perdió o acaso interconectó con otra realidad dominándonos por completo deformando realidades ciñéndonos al yo Yo siento, Yo pienso, yo quiero… Trazan líneas invisibles que desvian el trayecto Perdimos el “nosotros” por el camino. Porque nada se antepone a la tiranía del ego. Una vez, recordemos, fuimos un todo, uni-verso donde el equilibrio natural nos guiaba. Perdidos. Ya no encontramos el camino de regreso. Es fácil, pero no queremos. Sólo bastaría cambiar el pronombre personal a la segunda persona del plural. Pero ya, no lo vemos. Al fin y al cabo nadie escucha consejos nuestro universo es ahora tan pequeño que se ha subdividido a su vez en microuniversos perdiendo las conexiones entre ellos Ya sólo conectamos ante el propio interés somos meros instrumentos. A veces reconocemos un dios que nos mantiene hacia el objetivo desechándolo en cuanto lo conseguimos. Ansiamos la vuelta a nuestro yo, con urgencia a la zona de confort de nuestro microuniverso. Incomunicados. Somos cómodos, más bien vagos. No precisamos de nadie para esa zona en la que reinamos convirtiéndonos en tiranos constantemente en guerra contra microuniversos cercanos. Destrucción. Pequeños Hitlers del planeta, ¡os reto! Dejando el “mi”, volvamos al “nuestro”. Volver al “nosotros”, del “yo” saliendo. ¿Cuento contigo? ¿O no cuento? @carlaestasola Música: HAUSER – Adagio (Albinoni) Imagen: CarlaElla Carla Duque es el pseudónimo de una mujer que no creía en sí misma. Aprendió a integrar en su vida cotidiana todos los grandes adelantos de la tecnología desde hace tanto que no alcanza a recordar, lidiando con todo tipo de engendros con teclados. Sobrevivió al cambio de siglo adaptándose a su entorno, no sin esfuerzo. Fue acusada en juicio sumarísimo de huir de la realidad con este personaje, no sabían sus jueces que nada había más lejos de su realidad que la vida real. Yo Soy en la medida en que me dejo llevar por las teclas, procuro con toda la torpeza comprensible en una advenediza, enlazar sílabas, componer palabras que se asocien entre sí expresando todo aquello que mí día a día no me permite expresar. Desde niña me desahogué ante un folio y traté de asesinar mis recuerdos, más todo acababa siempre en una papelera, una hoguera, o en un cubo de basura, siempre hecho añicos. Llego al mundo bloguero y monto mi primer blog en el año 2008. Luego, mi inconstancia me llevó al olvido. Volvía en el 2011 con otro, y otro blog… Pero no fue hasta el 2013 cuando surgió “La Mala Rosa”, le siguió “Subversión Labial”. No fue hasta mi colaboración para “El Poder de las Letras” desde hace dos años al que debo mi recién estrenado metodismo. He conseguido a regañadientes sentarme con periodicidad a escribir para mi cita de los viernes con los lectores. Y hasta aquí puedo escribir, el futuro es incierto, sigo sin creer en mí misma, pero no cejo en el empeño de conseguirlo algún día. Relacionado