elplanetaurbano.com
Un problemón para los etólogos
Seducir es el imperativo de la época. Y a lo bestia, sin sutilezas, ya que no tiene nada que ver con el amor, como en los tiempos de Cleopatra o Lord Byron, cuyos huesos van a crujir bajo la…