elplanetaurbano.com
Consumarlo o no es la cuestión
El objeto de deseo varía con cada sujeto. Podrá ser de índole intelectual, sensorial, emocional o sexual y siempre será ejercido con la única herramienta con la que contamos: el cuerpo.