elplanetaurbano.com
El placer es un buen negocio
En pocas décadas el mundo pasó de la escasez a la abundancia extrema. En consecuencia, hay que consumir, ya mismo y sin quedarse cortos, que para eso el mercado del lujo no para de crecer.