elmedicoinvisible.com
Serendipia
Nada hay casual, en la felicidad. Viento del Sur. Trinidad. El Beni. Bolivia. Gael abrió sus ojos lentamente. Un nuevo día despertaba. Hacía ya un rato, antes del alba, los gallos batían su parti…