elmedicoinvisible.com
Doscientos julios
Abrió sus ojos, y respiró por primera vez. Tumbado, un sol tibio se trenzaba entre una bruma densa. La calma le oprimía el pecho, notaba un peso profundo, que no podía ver. Todo parecía fluctuar. S…