elevangelistamexicano.org
EDITORIAL
Vidas consagradas al Señor Suponga que usted compra un esclavo y lo lleva a casa. Al llegar a la puerta, el hombre, arrodillado, le dice: «Amo, tú me compraste. Desde hoy, con placer, atenderé tus …