elespiritudelchemin.wordpress.com
El encuentro con el gitano
Podíamos ir en paz, cuando el hombre que me hizo estremecer al tenderme su mano, ahora, reteniéndome por el brazo me pide que aguarde. Susana, al percibir que no la sigo, se gira y me pregunta extr…