elcantador.blog
CON TODO LO QUE NOS QUEDA… ¡A GANAR!
Y resulta que, así como hablando conmigo mismo o hablándole al viento, o a la pared, digo: ¡Pero si estamos todos en la familia trabajando y cuento con el apoyo y el amor de Martha, mi esposa! Refi…