elcaminodelosmilagros.com
¡Ay que calor, que calor tengo!
¿No te das cuenta de que todo tu sufrimiento procede de la extraña creencia de que eres impotente? Ser impotente es el precio del pecado. (T-21.VII.1:1-2) Si la causa de lo que me preocupa y su sol…